Misión y Visión

Misión y Visión

Misión y Visión

Misión

Apoyo Jurídico es una oficina de asesoría y consultoría en asuntos jurídicos enfocada a la defensa jurídica integral de los intereses de los clientes, a través de las vías constitucionales y legalmente previstas para ello por el ordenamiento jurídico colombiano.  La atención del cliente se enmarca bajo los principios orientadores de la prestación de servicios y busca como finalidad generar un valor agregado y/o minimizar el riesgo jurídico asumido por los clientes corporativos o personas naturales.  La prestación de la asesoría y consultoría es personalizada, enmarcada dentro de la filosofía de no ser simples prestadores de servicios con conocimiento especializado, sino constituirse en un apoyo jurídico permanente de sus clientes.

 

Visión

Pretendemos ser una oficina jurídica de atención permanente y personalizada de nuestros clientes, bajo el entendido que cuando una persona acude ante el abogado está buscando una persona que conozca su historia, comprenda sus inquietudes y proyectos, y sea un colaborador permanente para la construcción de sus proyectos, todo ello a partir del conocimiento específico y experiencia de los profesionales que componen la oficina. La visión del concepto de “apoyo jurídico” implica la generación de lazos de largo plazo fundados en el objetivo de proporcionar tranquilidad a nuestros clientes.

Principios Corporativos

Todo saber, disciplina u oficio se encuentra enmarcado dentro de principios que se constituyen en el fundamento de todo actuar.  En Apoyo Jurídico estructuramos nuestra línea de servicios a partir de ellos.

En consecuencia, los servicios que nuestros clientes reciben se encuentran enmarcados dentro de una serie de principios articulados, diseñados para brindar un servicio integral, con miras a la consecución efectiva de los propósitos y objetivo trazados conjuntamente entre los abogados y el cliente, base fundamental de las actividades profesionales a cargo de la oficina.

Con fundamento en lo anterior, se ha establecido como principios básicos de funcionamiento, los siguientes:.

  • COMPROMISO

    La prestación de servicios jurídicos, a diferentes niveles, implica ser concientes que los clientes acuden por la existencia de problemas humanos –potenciales o existentes– que trascienden al mundo jurídico, y como tal, requieren de un servicio acorde con las necesidades propias del caso.

    Bajo esa óptica, la estructura operativa de la oficina se fundamenta en el compromiso hacia el cliente, ya sea persona humana o persona jurídica, entendiendo como tal la convicción de obligatoriedad por parte de los profesionales, de constituirse en la herramienta por excelencia que propende por la solución de las inquietudes jurídicas bajo el enfoque de utilizar el derecho como herramienta de convivencia social.

    Dentro de la categoría de compromiso, se entienden inmersos valores como dedicación, trato preferente, atención integral y abnegación, que de manera conjunta constituyen la materialización del compromiso que ofrece la oficina.

    No obstante lo anterior, el concepto de compromiso es un concepto bilateral y no unilateral.  En Apoyo Jurídico estamos convencidos que el trabajo en equipo es fundamental para obtener resultados positivos.  Por ello es que consideramos que una adecuada sintonía y colaboración entre oficina y abogados es un potenciador de resultados positivos.

  • ETICA JURÍDICA

    Bajo la premisa fundamental de ofrecer un servicio integral al cliente, la asesoría jurídica involucra un elevado componente de ética profesional.  Esta premisa constituye una garantía para el público, que los profesionales en Derecho brindarán una orientación holística del caso, involucrando aspectos positivos y negativos respecto de los casos que se presentan como objeto de consulta.  En consecuencia, mentirle al cliente no es una opción en Apoyo Jurídico.

    La ética jurídica involucra, de la mano con el compromiso que se adquiere respecto del cliente, propender en todo momento por la defensa de sus intereses, dentro del marco de la legalidad y constitucionalidad de las actuaciones.  Todo ello constituye la materialización de la función social que cumplen los profesionales vinculados a la oficina, como gestores de la justicia material, obtenida mediante la atención oportuna de los requerimientos de los clientes, bajo presupuestos de calidad.  En ese sentido, el principio de ética jurídica se traduce materialmente en las manifestaciones de profesionalismo de cada uno de los miembros de la oficina.

    La profesión del abogado implica el acatamiento de los estándares éticos que traza la constitución, y la ley.  Ética jurídica no es el acatamiento de los estándares de virtud en el ejercicio de la profesión buscando lo limítrofe.  Ética jurídica implica la conciencia del obrar en concordancia con ellas.  En Apoyo Jurídico, creemos firmemente que en un país de una moralidad flexible que genera un sinnúmero de problemas, la ética jurídica es la garantía de la búsqueda por la justicia como virtud máxima, y no como argumento retórico.

  • RESPONSABILIDAD

    El principio de responsabilidad va de la mano con la doble gestión que se realiza al interior de la oficina, entiendo esta última como la búsqueda de soluciones jurídicas efectivas que implican la solución de controversias jurídicas por los mecanismos jurídicos previstos en la ley, así como la solución del conflicto humano que subyace detrás del aspecto netamente jurídico.

    La responsabilidad, entonces, se predica en una doble vía, entendiendo la primera de ellas como el cumplimiento cabal de las tareas asumidas, con miras a la defensa de los intereses jurídicos de los clientes.  En segundo lugar, la responsabilidad implica mantener contacto permanente con el cliente para efectos de informarle acerca del desarrollo de las gestiones, plantear las diferentes posibilidades con miras a atender sus requerimientos, así como de las posibles eventualidades que puedan ser contrarias a los intereses del mismo, de forma tal que no se vea sorprendido por actuaciones o por decisiones que le son del todo desconocidas.

    Por encima de todo, el concepto de responsabilidad implica mantener informado al cliente sobre el desarrollo de sus casos, sobre los riesgos y contingencias.  En consecuencia, responsabilidad implica entender que Apoyo Jurídico es un gestor de intereses de sus clientes, y que por lo tanto, el proceso decisorio de lo que ocurra en la relación profesional está en manos de un cliente debidamente informado e ilustrado.

  • MEJORAMIENTO PERMANENTE

    Toda actividad profesional, al igual que todo proceso comercial, involucra necesariamente la identificación de fortalezas, debilidades y vacíos que deban ser subsanados.  En ese sentido, la actividad jurídica forense involucra enfrentarse a diario a una serie de imprevistos que pueden afectar positiva o negativamente la gestión.  El mejoramiento permanente es la consecuencia lógica de un proceso de preparación, estructuración y parametrización de actividades propias de la oficina, tendientes a garantizar la búsqueda de la excelencia.

    La gestión que se realiza en Apoyo Jurídico cuenta con el concepto de calidad como derrotero principal.  Sin embargo, la calidad no es un concepto etéreo que no sea susceptible de medición.  Para esos efectos, la retroalimentación, la autoevaluación y la oportuna toma de decisiones tendientes a alcanzar la excelencia, son fundamentos del mejoramiento continuo por el que se caracteriza la oficina jurídica.

Valores

  • Trabajo en Equipo

  • Respeto

  • Calidad del servicio

  • Calidad Humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *